Pili en Venecia. Capítulo 1º


Già sono qui!!!! Bieeeeeeeen

Pues ya estamos aquí porque hemos llegado, que se dice.

Esta es la primera "crónica" de los tres primeros días de Pili en Venecia. Antes que nada, merece especial mención los dibujines que me dieron antes de irme Marta, Norma, Lore, Isa, Fer, Johge y Agus (en camino). He de decir que las imágenes se aproximan mucho a la realidad, sobre todo donde salgo corriendo. Dibujos que por supuesto me he traído y que ya están colgados en el cuarto. :)


Pues bien, allá que llegó Pili con su mochila gigante, su mochilita, su bolsa de equipaje, con mil capas de abrigo (ya no le cabía más en las mil bolsas: ¡¡abrigo para un mes!!), intentando no caerse por falta de equilibrio. Yo y mis mil capas de abrigo y llego y un solazo y un caloooor que a mí me caían unos goterones... Esta es más o menos la escena de mi llegada. Eso sí, cogiendo "vaporettos" y hablando italiano con una soltura que ni que viviera aquí de toda la vida. Italiano del cual me invento más de la mitad y más pancha que ancha. :)




Cuál es mi sorpresa al ver que en casa no tengo ni agua caliente, ni gas y la cisterna no funciona: Mu rico. A todo esto mi casero de vacaciones. Solución: Pili está viviendo en la casa del casero, casa de familia. Vamos que me sobra casa por todas partes. ¡¡Venid que hay sitio!! 

(La señora de la limpieza es quien me ha estado dando las llaves de la casa. Antes de irse me ha dado unas rosquillitas: muy adorable. Aunque me he sentido un poco perrete.


Llegué dos días antes de empezar en el museo con el fin de hacerme un poco a la città y tal. Tal ha sido el caso que ya me he perdido quinientas veces en este laberinto. Cuando uno ve una calle repleta de  turistas y piensa: No, mejor cojo otra calle que esté más tranquilita". ERROR. Si hay gente es porque esa calle te lleva a algún sitio. No es una calle sin salida o con salida a un canal. (Podría decirse que el 80% de las calles dan a parar a un canal, y Pili ya se ha metido erróneamente en 20 de esas calles). Ups vaya, agua. Oh, mira otro canal, más agua. El día menos pensado me compro un flotador y ¡al agua!


Entre calle y calle en la que me he perdido ya me he puesto a hacer algún dibujillo de esos que me gustan a mí. Domingo por la mañana: Dorsodouro recorrido de pé a pá.


 Hoy lunes ha sido mi primer día en el museo. Museo americano en Venecia: se habla italianglish. Somos 12 nuevos entre los cuales hay ingleses, americanos, una australiana, tres italianas y moi. Vamos que soy la única pringada que no puede habla su lengua materna. Mitad cerebro italiano, mitad cerebro inglés. Vamos, ¡que la cabeza me va a explotar! Pero esto en una semana "arreglao". De entre las cosas que me tocará hacer está desde vender tickets, catálogos, vigilar las salas y dar pequeñas charlas. Me toca trabajar los fines de semana así que venid a verme entre semana y así os podré hacer más caso.   :)

Eso es todo por hoy. Ya os iré contando más cosillas. Ah y el spritz este que aquí bebe todo el mundo ni de blas, ¡¡que está amarguísimo!! En eso no hay integración. ÑO ÑO.

Comentarios

  1. Pero que peazo de artista!!! Madre mía cuanto arte tiene la pequeña de las Rubiales!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares